Atención Psicológica

El diagnóstico de un cáncer así como las diferentes vivencias que experimentamos a lo largo de la enfermedad pueden ocasionar en los pacientes oncológicos y sus familiares y amigos una serie de complicaciones psicosociales que revierten en un deterioro de su calidad de vida. 

 

Las reacciones de ansiedad, depresión, miedo al rechazo y a la enfermedad, inseguridad, las alteraciones de la imagen corporal y el consiguiente deterioro de la autoestima suponen una importante barrera en la autonomía personal de muchos pacientes.

 

Los objetivos de la atención psicológica son:

 

  • Apoyar y orientar al paciente y a sus familiares favoreciendo su adaptación a cada fase de la enfermedad: diagnóstico, cirugía, tratamiento, efectos secundarios de los tratamientos, posibles recidivas, mentalización para el seguimiento y, por último, también para la vuelta a la normalidad ya que cada fase implica unos retos emocionales y unas pérdidas que conviene nombrar y trabajar.
  • Proporcionar un espacio al paciente y a sus familiares para reconocer, afrontar y canalizar las distintas reacciones emocionales que puedan surgir durante el proceso, como el miedo, la incertidumbre, la impotencia, la necesidad de control, la indefensión, la tristeza, la rabia o la ansiedad.
  • Dotar al paciente y sus familiares de recursos para superar la inseguridad y mejorar la comunicación con el médico y el personal sanitario.
  • Potenciar el desarrollo de habilidades para la gestión de conflictos interpersonales, de pareja, social, familiar o laboral que puedan devenir como consecuencias del proceso.
  • Entrenar al paciente y a sus familiares en la identificación, interpretación, aceptación y afrontamiento de los síntomas habituales, proporcionarles herramientas para intentar evitar o paliar la vivencia de depresión.
  • Apoyar en los procesos de duelo.